¿Qué sucede si me niego a hacer la prueba de alcoholemia?

¿Qué sucede si me niego a hacer la prueba de alcoholemia?

La prueba de alcoholemia y de consumo de estupefacientes es una prueba a la que un conductor puede verse sometido en diversas circunstancias: por haberse visto involucrado en algún accidente de tráfico, cuando existe un control preventivo de alcoholemia, cuando ha cometido una infracción de tráfico o ha mostrado claros signos de conducir bajo los efectos del alcohol.

¿Qué sucede exactamente cuando quién es requerido por el agente de policía se niega a someterse a la prueba de alcoholemia?

La negativa a realizar la prueba de alcoholemia viene contemplada en el artículo 383 del Código Penal. Según este:

“El conductor que, requerido por un agente de la autoridad, se negare a someterse a las pruebas legalmente establecidas para la comprobación de las tasas de alcoholemia y la presencia de las drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas (…), será castigado con penas de prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años”.

Tras la reforma del Código Penal de 2015 este redactado se modificó con el fin de evitar la picaresca de algunos conductores que se negaban a someterse a dicha prueba, ya que las penas a las que se exponían por desobediencia eran menores que a las que se enfrentaban si conducían bajo los efectos del alcohol.

La negativa por tanto a someterse a la prueba de alcoholemia puede conllevar penas de prisión y la retirada del permiso de conducir.

Además de esto, es posible que un conductor sea incluso condenado por ambos delitos, tal y como se desprende de una reciente sentencia del Tribunal Supremo en la que se condena por un lado por la negativa a someterse a la prueba y por otro por alcoholemia, al entender que los síntomas físicos de conducir bajo los efectos del alcohol eran notorios.

Tal y como se concluye en la Sentencia, esta doble condena además de ser adecuada ayuda a “reforzar con mayor eficacia la tutela penal de los importantes bienes jurídicos personales que están detrás de los riesgos de la circulación vial”

Para que una persona sea condenada por el delito de desobediencia al no someterse a las pruebas de alcoholemia deben darse una serie de condicionantes:

  • Debe existir un requerimiento directo y específico por parte del agente de la autoridad para someterse a la misma.
  • De igual modo, la negativa a someterse a la prueba también debe ser directa y expresa
  • Debe haber un apercibimiento por parte del agente acerca de las consecuencias, según el Código Penal, de no someterse a la prueba

Si se hubiera solicitado una segunda prueba de alcoholemia, a la que el individuo se negase después de haber consentido la primera, también se consideraría delito de desobediciencia.

Desde Abogado Penal Madrid le recomendamos que siempre que sea requerido por un agente de la autoridad para hacerse una prueba de alcoholemia, dé su consentimiento para la misma. Posteriormente siempre han tiempo para ser asistido por un abogado, si no estamos conformes con el resultado arrojado por la misma o la forma en que se ha llevado a cabo.

Si está involucrado en un delito relacionado con la seguridad vial o de desobediencia por la negativa a someterse a una prueba de alcoholemia, no dude en contactar con nuestros abogados penalistas de Madrid para recibir el mejor asesoramiento legal.

 

Leave a reply

Copyright © 2016 Abogados Grande - Abogados penalistas en Madrid
Aviso Legal

Abogados penalistas en Madrid